“Poemas desde el corazón de América” por William Alfaro (San Salvador)

William Alfaro es una de las voces del panorama literario contemporáneo en Centroamérica
William Alfaro (San Salvador, 1973) Fotografía de Omar Carbonero

Presentamos en la revista Trasdemar una selección de poemas del autor salvadoreño William Alfaro, para nuestra sección “Continentes”. Escritor, periodista y productor de radio y televisión, es autor de los libros Proclive (2007), Omisible (2017), Sal (2016), Inmaculado (2017), Amargura (2016) y de las plaquettes Déjà vu (2001) y Ciudad Amenazada (2004)

cuando el sol brilla a pesar de nosotros, que pretendemos ser más que las estrellas.

Alguien camina sobre el cielo, y nos piensa como una verdad que no existe.

WILLIAM ALFARO

SAN SALVADOR

En esta ciudad, en la que se pudren las almas de los hombres, la poesía camina buscando a sus mártires, mientras, pérfidos del silencio deshojan el crepúsculo, creyendo que en él encontrarán la luz que les fue negada.

Caníbales riegan a sus plantas carnívoras, alaban a sus envejecidos camaradas, traidores y asesinos de poetas.

En las paredes, los almanaques dejaron caer los días irrepetibles en los que se cantaba al amor en pequeños panfletos de una esperanza ya descompuesta. Poemas escritos con sangre pura, la más pura de los ilusos, de los buenos para nada que creen en el ulterior sueño que jamás llega.

En esta ciudad, donde el sol brilla con misericordia, todos los ojos han caído en el engaño de este insondable dolor.

Atormentados sonríen frente a un espejo que no los mira.

¿Sobre qué camposanto se fundó esta ciudad en la que crecen los muertos?
Nadie lo sabe, y quienes alguna vez se atrevieron a mirar en los cementerios clandestinos terminaron con un escupitajo en el corazón.
No fueron las fosas ni sus muertos, fue el hombre bueno y el malo, quienes se armaron de conspiraciones para invocar al dolor.

En esta ciudad, la gente es buenísima, todos te abrazan y te besan y te desean lo mejor.


EL DÍA EN QUE NO NACIMOS

Un minuto de silencio por las madres de El Salvador
Laura Aguirre

Yo te pido perdón, madre, por haber nacido donde naciste, por ser hijo de la locura que jamás arropaste en tu vientre.
Yo te pido perdón, madre, por llevarte de la mano al llanto, por hundirte mis lágrimas como agujas.
Yo te pido perdón, madre, por terminar en la orilla de los sueños como una pesadilla que se ahoga con el agua amarga de los días.
Yo te pido perdón, madre, por este inmenso dolor que llevo tatuado en los labios con los que beso tu bendita frente.
Yo te pido perdón, madre, por robarte el brillo y la sonrisa en este postrero día, infinito, en el que no nacimos.
12/5/2016


LA LOCOMOTORA DE LOS SUEÑOS

El réquiem comienza a sonar a las cuatro de la mañana,
mientras,
las bestias leen estremecidas en la recámara.
Aquí todos duermen,
hasta los pájaros

todo es silencio,
a veces,
sólo a veces
se escucha una leve tos de Maya en el cuarto contiguo.

Boccanera lo dice todo esta noche,
afectuosamente se despide de Teillier,
mientras la locomotora atraviesa un sueño
y otro anidado en el insomnio.

Yo tengo los nudillos torturados e insomnes
y un presentimiento capaz
de despertar a San Salvador por entero.


XLIV

PALABRERO

El pájaro se ha confundido con el viento,
El cielo con su verdad,
El hombre con su realidad.

Paul Eluard

Ya repetimos los sueños y las verdades de nuestros pecados
Ya fuimos dioses y palabreros del escarnio
Lo vimos todo a través del espejo y nos atrevimos a retratar al amor como una palabra vacía
Y creímos que éramos una vida más del infinito juego del azar y el olvido
Y apenas somos una gota en el desierto de esta verdad tan vergonzosa de pretender dominar al tiempo
Qué vacíos somos, palabreros, qué espina nos atravesó los ojos para confundir al fuego con el agua, y cambiar el sentido de las cosas, como si la poesía y la existencia, fueran el rumor de lo que no entendemos, cuando el sol brilla a pesar de nosotros, que pretendemos ser más que las estrellas.

Alguien camina sobre el cielo, y nos piensa como una verdad que no existe.


CIEGO

Poeta es aquel que aprende a escribir en la oscuridad.

QUIROMANCIA

Quisiera leerte la mano para saber si en ella está escrita la metáfora de mi vida.

KARMA

El amor es siempre un caballo de Troya.


William Alfaro (San Salvador, 1973) Escritor, periodista y productor de radio y televisión. Autor de los libros: Proclive (2007), Omisible (2017), Sal (2016), Inmaculado (2017), Amargura (2016); de las plaquettes Déjà vu (2001), y Ciudad Amenazada (2004). Compilador de Vuelo de águilas (2017), antología poética de la Universidad Tecnológica de El Salvador.

Deja un comentario